La competición deportiva, ¿Cómo afecta a los más pequeños? Parte I

Algunos se divierten con el estrés precompetitivo, porque les da la oportunidad de demostrar sus habilidades en un contexto que es importante para ellos. Por el contrario, otros niños lo experimentan demasiado y se sienten ansiosos e incómodos.

Desde Let’s Dance creemos que es importante cuidar la faceta psicológica de los más pequeños que entran en , por ello, hablaremos sobre este tema en varios post, debido a su importancia.

Sabemos que el deporte produce niveles elevados de estrés junto con el miedo, dos factores que se detectan fácilmente, inducido por la participación en competición nos preguntamos y buscamos aquellos aspectos que llevan a estos en dicho momento, descubriendo diversos factores de influencia, algunos de ellos alarmantes, en la fase de iniciación deportiva en nuestra sociedad. Entendemos por estrés, siguiendo a Hans Selye, 1926: “la respuesta psicológica y/o biológica general del organismo ante cualquier situación estresante”. Es decir, “el desequilibrio sustancial entre la capacidad de demanda física y/o psicológica, y la capacidad de respuesta en situaciones de posible fracaso haciéndonos sentir cansados, agotados, agobiados, etc” (McGrath, 1970).

Los deportes en la edad infantil juegan un papel importante en la socialización, como ya explicamos en anteriores post, formación de la personalidad, mejora física, psíquica e intelectual ya que los niños son puestos en contacto con el orden social, valores, estructura…se convive con otros niños.

La modalidad de competición también contribuye al desarrollo físico, emocional e intelectual de los niños y proporciona experiencias acerca de su capacidad y habilidad, confianza en sí mismo y estimula la conducta social. De ahí que deba considerarse la competición en edades tempranas de una manera positiva, teniendo muy presente que el entrenamiento intensificado carece de justificación fisiológica y educativa, origina tensiones físicas y mentales extremas, conlleva riesgo psicológica y de desarrollo social, requiriendo unos niveles de activación por encima de los normales, y si es estresantes puede repercutir negativamente sobre el rendimiento, provocar retiradas, e incluso niños con problemas psicológicos.

Los , son uno de los pilares más importantes, puesto que deben saber que la influencia que ejercen sobre sus hijos es directa pudiendo ser positiva o negativa. En caso negativo, lo único que conseguiremos es entorpecer el crecimiento efectos del niño y confundir sus objetivos deportivos.

Por todo ello, abogamos por un entrenamiento adecuado basado en la diversidad de movimiento y preparación física general e integrada antes que la propia competición que será posterior contribuyendo así a crear ambientes de entrenamiento adecuados y coherente, resaltando el rol del psicólogo deportivo, que además de un buen programa de entrenamiento psicológico, buscará que el deportista tenga un buen control sobre los factores que en un momento determinado pueden afectar a su comportamiento como son la importancia del evento, la incertidumbre, el calor, el frío, el ruido, la oscuridad, sentimientos, pensamiento, recuerdos y expectativas, añadiendo a los deportistas infantiles la recarga psicológica producida por los “padres/entrenadores”, la motivación extrínseca a modo de premio, la violencia y agresión y la personalidad.

Desde Let’s Dance, club de gimnasia y competición fomentamos el deporte en los más pequeños, pero cuidamos de cada uno su , evitando posibles traumas o miedos. Para más información sobre actividades del club, eventos, etc. no dude en ponerse en contacto con nosotros o visitar nuestra página web.

2 Responses to La competición deportiva, ¿Cómo afecta a los más pequeños? Parte I

  1. Lois says:

    Shiver me timbers, them’s some great intfrmaoion.

Deja un comentario

Please use your real name instead of you company name or keyword spam.